Mi lista de blogs

jueves, 5 de junio de 2014

LA GRAN REVANCHA (The new kids, 1985)



Bienvenida de terror

 

Sean S. Cunningham dirigió en 1980 uno de los slashers estrellas no solo de la década sino de la historia del cine de terror: "Viernes 13". Aquella película se convirtió en su mayor éxito y para muchos es únicamente conocido por este célebre título del género de asesinos en serie. Sin embargo, durante la misma década de los 80 desarrolló una discreta pero aceptable carrera como director entre la que merece la pena destacar "La gran revancha".

En esta ocasión el director se aleja de campamentos sangrientos para contarnos una historia de bullying adolescente con un toque muy rollo Charles Bronson y una trama de ajustes de cuentas y venganzas personales. "La gran revancha" lejos de ser original es un cúmulo de tópicos y tiene desde personajes estereotipados hasta un desarrollo carente de sorpresas. Sin embargo la película logra funcionar y resulta una estimable y nostálgica propuesta muy merecedora de al menos un par de visionados. Todo gira en torno a dos hermanos adolescentes que tras perder a sus padres en un trágico accidente de tráfico se mudan a un pueblo a vivir con sus tíos, quienes acaban de comprar un viejo parque de atracciones y están reformándolo para abrirlo de nuevo. Los chicos se habituan enseguida a su nueva vida e incluso hacen amigos y se echan unos rolletes para aliviarse los bajos. Sin embargo, en el instituto hay un grupito de macarras súper kinkis que tienen fijación por estos dos hermanos y por hacerles la vida imposible. Todo comienza cuando la guapa protagonista rechaza salir con el líder de la pandilla y su hermano se enfrente a él para protegerla. Es entonces cuando las "putaditas" y el acoso escolar deriva en algo mucho más grande que da pie a un tenso clímax final en el parque de atracciones en el que los dos hermanos luchan literalmente por su supervivencia a manos de este grupo de delincuentes juveniles.

Protagonizada por Lori Loughlin (actriz famosa en los 80 y en los 90), el desconocido Shannon Presby y con un jovencito y rubísimo James Spader haciendo del malo malísimo y el mítico Tom Atkins apareciendo en un breve papel como el padre de los protagonistas. "La gran revancha" es uno de esos viejos títulos de culto que aquellos que disfrutaron de la era del videoclub pudieron ver en todas las estanterías de estos legendarios establecimientos para cinéfilos. Hay que admitir que la película, a pesar de sus defectos, consigue conectar con el público y ofrece un variado recital de entretenimiento en el que se mezclan los amoríos adolescentes, las peleas de pandilleros y el thriller de suspense y acción. Es cierto que la peli tiene un tufo a serie B considerable pero su condición de exploit de venganzas enfocado al público joven la hace verdaderamente entrañable y muy entretenida. La correcta interpretación de sus protagonistas y el buen ritmo que mantiene la película nos ayudan a sumergirnos en este cóctail 100% ochentero, con una estética muy de la época, una B.S.O. alucinante que le molará mucho a los fans de esta década y un aire retro que la hacen especial. Bien es cierto que la historia es repetitiva y carece de originalidad, no hay nada novedoso que pueda aportar y se echa en falta un mayor nivel de violencia y mala leche. El que los productores decidieran hacerla cercana a un público quinceañero le da a "La gran revancha" cierto toque light en comparación con otros títulos similares (Véase el caso de "Calles salvajes", rodada un año antes y con un argumento parecido pero más sucia, Grindhouse y explícita). Pero no por ello merece menos reconocimiento ya que la película cumple con su cometido: distrae, divierte, entretiene y nos hace pasar un rato de lo más ameno. Además, Cunningham se reserva una parte final cargada de suspense, ofreciendo un giro bastante acertado y convirtiendo "La gran revancha" en un improvisado survival con considerables dosis de tensión y una atmósfera malrollista que hace que la película gane puntos.

No es imprescindible ni una obra maestra, pero cualquier amante del cine ochentero debe darle una oportunidad. Una película correcta, un tanto discreta, pero igualmente muy disfrutable y que encantará a los nostálgicos. Yo además tuve la oportunidad de ver una copia sacada de un auténtico VHS que me hizo amarla aun más ya que me sentí teletransportado al año en el que salió este producto añejo. Recomendable.

NOTA: 7/10









1 comentario:

  1. me encanta, yo la conocí a través del canal "Calle 13" cuando molaba tanto y echaban mogollón de pelis que en mi vida hubiese oído hablar de ellas, muy buena...

    ResponderEliminar