Mi lista de blogs

martes, 5 de agosto de 2014

LA NOCHE QUE EVELYN SALIO DE LA TUMBA (La Notte che Evelyn Usci dalla Tomba, 1971)



Edgar Allan Poe feat Dario Argento

 

En 1971 el giallo vivía su pleno auge y tras el exitazo que fue el año antes "El pájaro de las plumas de cristal" de Dario Argento no fueron pocos los títulos que surgieron siguiendo la fórmula de asesino misterioso y enguantado+personajes ambiguos+múltiples sospechosos+crímenes+erotismo fino+final sorpresa.

El italiano Emilio Miraglia decidió sumarse a esta corriente cinematográfica pero a diferencia de otros muchos que cumplían a rajatabla los clichés establecidos se decidió por rodar un batiburillo de los más completo introduciendo nuevos elementos. Por eso en "La noche que Evelyn salió de la tumba" podemos encontrar un curioso e interesante giallo con claras referencias al horror gótico, al estilo made in Edgar Allan Poe, al british horror típico de la productora HAMMER y de paso añadirle un toque sobrenatural y altas dosis picantonas. Que al fin y al cabo en la Europa de los 70 se vivió toda una revolución de libertad, de caída de la censura y los desnudos gratuitos y las escenas de cama eran imprescindibles en cualquier película que se precie. 


Lord Alan Cunningham es un aristócrata millonario que tras quedarse viudo por la muerte de su guapa (e infiel) esposa Evelyn, desarrolla un comportamiento peligroso y perturbador. El hombre se dedica a seducir a sexys prostitutas pelirrojas a las que lleva a su enorme y viejo castillo con falsas promesas para una vez allí secuestrarlas en su lúgubre sala de torturas medievales y asesinarlas. Un día, aconsejado por sus familiares y por su preocupado psiquiatra, Lord Cunningham decide sentar cabeza tras conocer en una fiesta a Gladys. La señorita es una rubia esbelta con cara de sabérselas todas y que anda siempre despechugada con escotes de vértigo. En pleno arrebato de pasión Alan y Gladys se casan pocos días después y se instalan en el castillo familiar. A partir de ese momento la nueva esposa empezará a sentir una extraña presencia en la casa que parece ser la mismísima y difunta Evelyn, a su vez un psicópata ronda por el lugar eliminando a los codiciosos y extraños familiares de Lord Cunningham. ¡Y para colmo el espectro de Evelyn hace acto de presencia sembrando el terror! No me digáis que el coctel no es variadito, pocas películas ofrecen en poco más de hora y media un argumento con tanta mezcolanza en el que se dan cita ingredientes de todo tipo. "La noche que Evelyn salió de la tumba" me recordó muchisimo a aquellos célebres bolsilibros que editaban en Bruguera en el año maricastaña y donde Clark Carrados, Silver Kane o Curtis Garland eran los reyes. Quienes hayáis leído aquellas novelitas de espíritu 100% pulp llena de tramas enrevesadas, bizarras, tétricas y con un montón de situaciones de terror reconoceréis en "La noche que Evelyn salió de la tumba" muchas similitudes y sentiréis que estáis viendo en imágenes uno de aquellos divertidos libros de serie B.

Emilio Miraglia debuta en el género dejando un buen sabor de boca, a pesar de los fallos evidentes que tiene la película. Uno de ellos es lo forzado del argumento, ya que el film empieza de una manera muy específica centrado en la psicopatía del protagonista para posteriormente dar un giro muy brusco y derivar en un thriller de suspense en el que no sabemos realmente quien es el misterioso asesino y si es la propia Evelyn "resucitada" quien anda tras los crímenes. En cierto modo se agradece que el director le de a la película dos enfoques diferentes, pero como espectador objetivo que procuro ser no puedo negar que el cambio es brusco y se sale por completo de la tónica que vemos a lo largo de la primera media hora. No obstante no hay que tomarse demasiado en serio esta película, ya que la gracia de "La noche que Evelyn salió de la tumba" es su falta de complejos y lo alocado de su propuesta. El director quiere abarcar demasiados ingredientes y referencias, no saliendo del todo airoso de ello pero logrando al menos componer una cinta súper entretenida que engancha fácilmente y que al público nostálgico resultará interesante. La ambietación en el siniestro castillo de Lord Cunningham y la maravillosa B.S.O. de Bruno Nicolai hacen el resto, ayudándonos a meternos en tan rocambolesca historia. En su siguiente película, la superior La dama rosa mata siete veces el director repitió compositor y también la escenografía gótica; aunque aquella era un giallo estrictamente hablando y la que nos ocupa hoy tiene muchas más influencias de otros subgéneros del fantástico. En el reparto podemos encontrar a algunos rostros conocidos del terror italiano de la época como es el caso de las guapas actrices Erika Blanc (protagonista femenina en 1966 de una de las obras cumbres de Mario Bava, "Operazione paura") y Marina Malfatti (vista en "La dama rosa mata siete veces", "Todos los colores de la oscuridad" o "La última señora Anderson" entre otras). La Malfatti hace el papel femenino principal y aunque como actriz es algo limitada se apaña muy bien en las escenas eróticas dándole a su personaje un punto sexy hasta en las situaciones escalofriantes y de suspense. De hecho la película tiene un marcado tono Cine 2 rombos y los topless de las féminas y sus indumentarias provocativas tienen un peso importante en la trama.

No puede decirse que sea una joya indispensable del género ni uno de los títulos más destacables del terror italiano de los 70 pues hubo otros muy superiores. Sin embargo como distracción cumple sobradamente. "La noche que Evelyn salió de la tumba" es un titulo que combina inteligentemente intriga, suspense, un par de giros sorpresas, misterio y toques de terror sobrenatural. Quizás le falte seriedad al asunto y un poco de orden, ya que el conjunto tiene un espíritu que será del gusto de los devoradores de la serie B más kistch pero disgustará a los que busquen un producto más formal. Sin embargo no deja de ser una entretenida propuesta y una alternativa al giallo clásico y arquetípico, quizás sea una mala película a pesar de todo pero es una maravilla para coleccionistas vintages.


NOTA: 6,5/10


 (La ambigua y misteriosa tía Agatha)

 (Lord Cunningham "divirtiéndose" con Erika Blanc)







1 comentario:

  1. Acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho.
    Soy una apasionada del cine de terror, por lo tanto pasaré a menudo por aquí.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar